After Indicting 14 Soccer Officials, U.S. Vows to End Graft in FIFA

With billions of dollars at stake, Morocco, Egypt and South Africa jockeyed in 2004 for the privilege of hosting soccer’s most prestigious tournament, the World Cup. The outcome hinged on a decision by the executive committee of FIFA, soccer’s governing body, and a single vote could tip the decision.

And at least one vote, prosecutors said Wednesday, was for sale.

Jack Warner, a committee member from Trinidad and Tobago, shopped his ballot to the highest bidder, federal prosecutors said. In early 2004, he flew to Morocco, where a member of that country’s bid committee offered him $1 million. But South Africa had a sweeter deal, offering
$10 million to a group that Mr. Warner controlled, prosecutors said. He voted for South Africa. South Africa got the 2010 World Cup. And Mr. Warner got his
$10 million payout, much of which prosecutors said he diverted for his personal use.

For decades, that was how business was done in international soccer, American officials said Wednesday as they announced a sweeping indictment against 14 soccer officials and marketing executives who they said had corrupted the sport through two decades of shadowy dealing and $150 million in bribes. Authorities described international soccer in terms normally reserved for Mafia families or drug cartels, and brought charges under racketeering laws usually applied to such criminal organizations.


Walter De Gregorio, FIFA’s chief communication officer, during a news conference Wednesday at the organization’s headquarters to respond to the indictments. Credit Pascal Mora for The New York Times

Hours after Swiss authorities arrived unannounced at a Zurich hotel and arrested top FIFA officials early Wednesday morning, the Justice Department and prosecutors for the Eastern District of New York forcefully declared that their investigation had only just begun and pledged to rid the international soccer organization of systemic corruption.

“These individuals and organizations engaged in bribery to decide who would televise games, where the games would be held, and who would run the organization overseeing organized soccer worldwide,” said Attorney General Loretta E. Lynch, who supervised the investigation from its earliest stages, when she was the United States attorney for the Eastern District of New York. “They did this over and over, year after year, tournament after tournament.”

Soccer officials treated FIFA business decisions as chits to be traded for personal wealth, United States officials said.  Whether through convoluted financial deals or old-fashioned briefcases full of cash, people were expected to pay for access to FIFA’s river of money and publicity. The federal indictment lists 47 counts, including bribery, fraud and money laundering.

Despite the broad nature of the charges, the case itself arrived at the Justice Department as something of a surprise. The four-year F.B.I. investigation grew out of an unrelated inquiry into aspects of Russian organized crime by the Eurasian Joint Organized Crime Task Force in the F.B.I.’s New York office, according to people with knowledge of the case’s origins. Authorities soon realized the potential scope of an investigation into the sporting world’s most powerful, secretive organization.

Continue reading the main story

Graphic: How the Indicted Officials Fit Into FIFA

“Once we really began to peel back the layers of the investigation,” it became clear that corruption had been rampant for years, Ms. Lynch, who was the top federal prosecutor in Brooklyn at the time, recalled in a telephone interview. “We always knew it was going to be a very large case.”

Though many of the charges revolve around activities that occurred abroad, Ms. Lynch said she never had qualms about bringing charges in the United States. United States law allows for extradition and prosecution of foreign nationals under a number of statutes, and court documents say that the activity affected interstate and foreign commerce, and took place in part in New York’s Eastern District.

Ms. Lynch compared the FIFA investigation to cases involving Mafia members in Rome or Sicily. In this case, she said, FIFA officials used the American banking system as part of their scheme. “They clearly thought the U.S. was a safe financial haven for them,” she said.

FIFA has been dogged by accusations of corruption for years, but the organization and its top officials typically avoided any punishment. That has been especially true for Sepp Blatter, the organization’s longtime president, who is widely regarded as the most powerful man in sports. Mr. Blatter was not named in the federal indictment, and after FIFA provisionally suspended the officials who were named, he issued a statement saying the investigations would make the sport stronger.


Jack Warner, a former FIFA vice president, is among those expected to face charges in the United States. Credit Luis Acosta/Agence France-Presse — Getty Images

But American authorities were adamant that they were not finished. The indictment represented “the beginning of our effort, not the end,” said Kelly T. Currie, acting United States attorney for the Eastern District of New York. Neither he nor Ms. Lynch would comment on whether they were investigating Mr. Blatter. But one federal law enforcement official said Mr. Blatter’s fate would “depend on where the investigation goes from here.”

Some of the means used to hide the payments were intricate, the indictment says: using fake consulting contracts; sending money through associates working in the financial industry; creating shell companies in tax havens; hiding foreign bank accounts; using safe deposit boxes; and “bulk cash smuggling,” prosecutors wrote.

Others were more straightforward. When FIFA was considering which country would host the 2006 World Cup, Mr. Warner sent a relative to a Paris hotel room to collect a briefcase filled with cash in $10,000 stacks from a South African bid-committee official, according to the indictment.

In 2011, an associate running for FIFA president wired about $360,000 to an account controlled by Mr. Warner, who, in turn, arranged for the associate to give a stump speech to Caribbean soccer officials at a Hyatt Regency in Trinidad. When the speech concluded, Mr. Warner told the officials that a “gift” awaited them in a Hyatt conference room. The gift: envelopes containing $40,000 in cash from the associate, one for each of the member organizations.

The day after the cash payments were distributed, Mr. Warner called the Caribbean officials to a meeting, angered that one of them had alerted a higher-up to the payments. “There are some people here who think they are more pious than thou,” he said, according to the indictment. “If you’re pious, open a church, friends. Our business is our business.”

Even facilitating the bribes was lucrative: One man who helped funnel money between officials and those seeking officials’ favor said in 2014 that the charge for such services was a $150,000 annual fee and a 2 percent commission per payment.

Prosecutors built their case with help from a former FIFA executive and New York resident, Chuck Blazer, who secretly pleaded guilty in federal court in 2013. Mr. Blazer, who was close to Mr. Warner, forfeited $1.9 million when he entered his guilty plea and agreed to make a second payment at sentencing. Mr. Blazer’s lawyer, Eric Corngold, declined to comment.


FIFA Indictments

The indictments against soccer officials and sports marketing executives announced on Wednesday.

OPEN Document

José Hawilla, who owned an influential Brazilian sports-marketing group, pleaded guilty to racketeering conspiracy and other charges late last year, and agreed to pay $151 million. Each of those related cases was sealed until Wednesday.

In New York and Washington, it had been clear for many months that indictments were inevitable, two law enforcement officials said. The annual meeting in Zurich provided the perfect setting. Rather than seek warrants and extradition hearings in several countries, the authorities could wait until most of the suspects were in one place. Federal investigators and career prosecutors proposed the time and location, and after international lawyers at the Justice Department worked out the details with the Swiss authorities, Ms. Lynch gave final approval, the officials said.

The soccer officials charged are Jeffrey Webb, Eduardo Li, Eugenio Figueredo, Jack Warner, Julio Rocha, Costas Takkas, Rafael Esquivel, José Maria Marin and Nicolás Leoz.

“FIFA welcomes actions that can help contribute to rooting out any wrongdoing in football,” the organization said in a statement.

Charges were also made against the sports-marketing executives Alejandro Burzaco, Aaron Davidson, Hugo Jinkis and Mariano Jinkis. Authorities also charged José Margulies as an intermediary who facilitated illegal payments.

It will most likely be months before the people arrested overseas will appear in Brooklyn federal court, given the length of normal extradition proceedings.

While the 2018 World Cup in Russia and the 2022 World Cup in Qatar were not mentioned in the American charges, the Office of the Attorney General of Switzerland said Wednesday that it had opened a criminal investigation into how those hosts were selected.

For Ms. Lynch, the announcement of the charges capping the long investigation was bittersweet. She was traveling in South Africa when the country learned it would host the 2010 World Cup. Citizens were ecstatic with the hope that the world’s most famous soccer tournament would put South Africa back on the sporting map and bring the fractured nation together.

“I remember that vividly,” she said. “To learn that was engendered by corruption was truly saddening.”

Correction: May 27, 2015
Because of an editing error, an earlier version of this article misstated the year of the FIFA presidential election that Jack Warner was suspected of attempting to influence. It was 2011, not 2010.

El papel de los acusados en la FIFA

Estos son los altos funcionarios del fútbol y ejecutivos de empresas deportivas cuyos nombres aparecen en la investigación a la FIFA, así como algunas de las maniobras que se detallan en la acusación formal del Departamento de Justicia que sostiene que la corrupción ha sido generalizada durante las últimas dos décadas.

fifa 2

Los motivos para confiar en este Barça

El equipo solo ha dejado escapar tres torneos en estas cuatro temporadas. Es una de las causas que invitan al optimismo


El Barça ha generado crédito en los últimos años


T. Andreu |

El Real Madrid coge ventaja. Siete puntos es una renta importante que invita a frotarse las manos a un madridismo maltrecho por tantas y tantas heridas acumulados. Da igual. El Barça no tiene la más mínima intención de variar su planteamiento dentro y fuera de los terrenos de juego. O lo que es lo mismo, el campeón peleará y peleará hasta el final. Y eso también lo sabe Mourinho y los suyos. Mientras los blaugrana juegan y van a por todas, el rival tiembla. El Real Madrid es el primero.

Por lo visto y disfrutado durante estos tres años y medio, el Barça se merece todo el crédito del mundo y más. Jugando como los ángeles y batallando en el cuerpo a cuerpo, los títulos se han coleccionado como nunca. Y pese a los tropiezos lejos del Camp Nou, nada hace presagiar que el final está cerca.
En lo que va de temporada, el Barça solo ha encajado una derrota en 37 partidos oficiales ¿el fatídico día de Getafe¿. Por cierto, desde esa decepción, 15 encuentros más con un balance de 12 victorias y 3 empates. Son números de campeón, registros de un conjunto que sigue enchufado y con ánimo de prolongar su dominio futbolístico mundial. El Madrid aprieta y no cede ante rivales inferiores pero en el cara a cara no hay lugar para sospechas: enfrentamiento directo en Copa y los de Mourinho, una vez más, eliminados antes de hora.


La plantilla ha logrado una gesta histórica desde el inicio del proyecto deportivo liderado por Guardiola. En estas tres temporadas y media, el equipo ha coleccionado todo tipo de títulos colectivos y galardones individuales. El registro es insólito si tenemos en cuenta el nivel de la Liga española. El Barça de Guardiola se ha impuesto en 13 de las 16 competiciones que ha disputado. Solo se han escapado dos Copas del Rey y una Champions.


El más difícil todavía no asusta. Justo todo lo contrario. Esta plantilla está convencida que no ha tocado techo, que no ha llegado al límite de sus posibilidades y que está en condiciones de rubricar más páginas inolvidables. El reto de remontar siete puntos en contra al Real Madrid en la segunda vuelta no intimida lo más mínimo. Quedan partidos por delante, rivales capaces de recortar distancias y el convencimiento que el Barça se crece ante la adversidad mientras la plantilla merengue da síntomas de debilidad en momentos cruciales. En la reciente Copa, al igual que en la Champions, quedó constancia.


Todo gran proyecto debe estar regido por un líder incuestionable. Y el Barça lo tiene en la figura de su técnico, Pep Guardiola. Bajo la dirección del entrenador catalán, los elogios procedentes de los cinco continentes han sido una constante. La apuesta por el riesgo y un fútbol atractivo para el espectador han cautivado a millones de seguidores.

Las innovaciones tácticas han sido una constante y casi siempre se han traducido en un rosario de victorias y títulos. De una u otra manera, Guardiola ha dado con la llave necesaria para solventar los múltiples problemas que se ha encontrado en el camino. Pep ha madurado con el paso de los años y ha evidenciado ser un pozo sin fondo de sabiduría siempre al servicio blaugrana.


Para muchos, Barça y Real Madrid son el fiel reflejo del carácter de sus entrenadores. De esta forma se explicaría en buena medida los éxitos de unos y los fracasos de otros. Guardiola y Mourinho se han enfrentado en diez ocasiones y el balance es simplemente espectacular. El de Santpedor ha sumado cinco victorias, cuatro empates y solo ha encajado una derrota ¿la final de Copa del Rey en Mestalla¿. Mou lo ha intentado casi todo para darle la vuelta al decorado, pero ha fracasado en sus múltiples intentos. Los blaugrana, empezando por su cuerpo técnico, le tienen tomada la medida a un equipo desquiciado.


Nadie puede cuestionar que los éxitos del Barça han llegado por méritos propios. Sin embargo, no está de más reconocer el enorme esfuerzo que José Mourinho ha realizado para ayudar al conjunto blaugrana en momentos puntuales. El técnico del Real Madrid, el eterno rival, ha logrado ser un acicate de primer nivel para el vestuario culé. Sus declaraciones fuera de lugar, sus gestos antideportivos y la chulería permanente que casi siempre le rodea son estímulos impagables. Cada vez que alguien ha aludido a la falta de hambre, el acomodo del colectivo o la falta de actitud, en el seno interno de Can Barça se ha recordado que mientras el entrenador portugués planee por el Bernabéu, no habrá tregua posible. Su desfachatez bien merece coleccionar fracaso tras fracaso.


Lejos de los viejos tópicos del Liceo catalán y la tradicional frialdad de la parroquia blaugrana, los números demuestran que el Camp Nou se ha erigido en un bastión a prueba de cualquier rival. Los promedios del equipo son abrumadores, tanto a nivel de puntos como de eficacia goleadora. El coliseum culé es garantía total de espectáculo y el equipo ha sabido conectar de forma sensacional con su afición. El resultado final no es otro que el éxito seguro. Este Barça jamás ha perdido en casa en un doble enfrentamiento. Ya sea en Copa, Supercopa o Champions League, el Camp Nou ha dado alas a sus héroes.


En el vestuario no se albergan dudas. El equipo no ha variado un ápice su punto de vista. La Liga está complicada, pero la plantilla tiene calidad más que suficiente para darle la vuelta a cualquier adversidad. La familia culé no presenta fisuras y solo se trata de recobrar el mejor nivel antes de afrontar la hora de la verdad. Las semifinales de Copa del Rey, los cruces de la Champions League y la recta final de la Liga exigen contemplar la mejor versión del Barça. Todo el mundo está por la labor de levantar un par de trofeos más.


La presencia de Messi sobre el terreno de juego permite al Barça saltar al campo siempre en superioridad. El argentino, respaldado en todo momento por unos compañeros de auténtico lujo, no ha cesado de crecer en su fútbol a lo largo y ancho de todas estas temporadas. Leo está en disposición de batir casi todos los récords que se proponga, entre otras cosas, por su pasión por jugar partido tras partido. El mejor jugador del mundo marca diferencias y condiciona a todos los rivales. Con Messi omnipresente, el Barça está en condiciones de desequilibrar en todo momento, frente a cualquier rival y sin tener en consideración el escenario de turno. Le da exáctamente igual. El astro blaugrana es una máquina casi perfecta que jamás se ha escondido en uno de esos partidos importantes. Cuando se le ha buscado, siempre ha aparecido. Todos aquellos que han intentado hacerle sombre, apoyados por potente maquinaria mediática, han acabado frustrados y rendidos a la evidencia del número uno.


El capítulo de percances físicos ha castigado al vestuario blaugrana. Además de las lesiones de largo recorrido, como en el caso de David Villa e Ibrahim Afellay, futbolistas como Alexis Sánchez, Andrés Iniesta o Pedro han sido víctimas de multitud de incidencias musculares. Ya sea por uno u otro motivo, han carecido de la regularidad mínima necesaria para explotar todas sus virtudes. Los servicios médicos han tenido trabajo a destajo y es de esperar que el infortunio se aleje del Camp Nou. En principio, David Villa debería estar a punto para reincorporarse en los últimos y decisivos encuentros de la presente temporada.


De forma recurrente, el Barça de Guardiola se ha visto sometido a continuas comparaciones con otros grandes equipos de la historia. El de Cruyff, el mítico Dream Team, es uno de ellos. La consigna del vestuario ha sido eludir este pequeño juego y evitar caer en el debate. Bajo la tutela del holandés, el Barça coleccionó cuatro majestuosos títulos de Liga de forma consecutiva y, pese a que nadie lo admita, el hecho de emular esta maravillosa marca está ahí presente. En una plantilla confeccionada de forma mayoritaria por gente formada en la cantera, detalles que marcan la historia de la entidad cuentan, y mucho. Nadie lo admitirá en público, pero situarse al mismo nivel que Johan Cruyff y los suyos es otro de esos pequeños alicientes que ayudan en el rutinario día a día. Todo vale, todo suma y contribuye a que la fatiga psicológica no invada el vestuario. La cuarta Liga sigue a tiro, como el histórico Dream Team.

La entrevista a Lionel Messi Diciembre de 2011


Messi: “La responsabilidad siempre está”

( Lunes 5 de diciembre de 2011
Messi: "La responsabilidad siempre está"

Lionel Messi no requiere presentación. Ganador de dos Balones de Oro de la FIFA consecutivos, considerado casi unánimemente como el mejor jugador del mundo y figura excluyente del poderoso Barcelona, el genial argentino ya es señalado como uno de los grandes jugadores en la historia del deporte.

Y aunque casi lo ha ganado todo, el rosarino está lejos de conformarse. Con la Copa Mundial de Clubes de la FIFA a la vuelta de la esquina, y el clásico ante el Real Madrid el próximo fin de semana, el 10 del Barça charló en exclusiva con sobre sus sensaciones antes de uno de los periodos más importantes de su año futbolístico.

Lionel, se acerca ya la hora de viajar a Tokio para la Copa Mundial de Clubes de la FIFA. ¿Cuáles son sus sensaciones con respecto al torneo?
Sabemos que jugar un Mundial de Clubes es algo lindo, es  un torneo importante para nosotros, sobre todo por el gran recuerdo que nos quedó del último que jugamos. Tenemos muchas ganas de revivirlo y poder celebrar de la misma manera.

Algunos de sus compañeros han declarado que ganarlo es una obligación, ¿coincide?
La responsabilidad de ganar la tenemos siempre. Yo diría que es un torneo importantísimo y que, como en todos los casos, trataremos de levantar la copa. No hay que olvidar que en el Mundial de Clubes pasado parecía que iban a llegar los dos favoritos y perdió el Internacional, así que no podemos relajarnos.

¿Incide también el largo viaje y la diferencia horaria?
Creo que tenemos tiempo para adaptarnos. Vamos unos días antes, estamos acostumbrados, sobre todo yo, por los viajes a Argentina y Sudamérica, así que no debe haber problema.

Se ha insistido mucho en la cantidad de partidos que juegan usted y sus compañeros, ¿serán capaces de llegar a tope físicamente al encuentro contra el Madrid y después a Japón?
Nosotros conocemos nuestras capacidades y hasta dónde podemos llegar en la cancha. Es verdad que son muchos partidos, nunca es fácil jugar tan seguido y hacerlo al máximo nivel. Se están diciendo muchas cosas, pero eso a nosotros no nos importa, estamos muy tranquilos, como dije, nadie mejor que nosotros conoce las capacidades de este equipo.

Pep Guardiola ha utilizado una línea de 3 en los últimos partidos del equipo, ¿cuál sería su evaluación?
El 3-4-3 implica tener más gente en el medio campo que es lo que quiere el míster para tratar de tener más la pelota. Sabemos que la posesión es la llave para hacer daño y que no nos lo hagan, tener un hombre más en la medular nos permite que sea más fácil.

Después de dos años y medio como entrenador, ¿cuál sería su evaluación de Pep Guardiola al mando del Barcelona?
Es muy importante. Su conducción es fundamental para nosotros no sólo en el día a día sino en la manera de preparar los partidos, y mantenernos motivados al máximo. Además, su atención a los detalles ha hecho una gran diferencia. Por ejemplo, cuando él llegó decidió que empezáramos a comer en el club, que los médicos estuvieran más pendientes de nosotros y nos controlaran, lo mismo que el kinesiólogo. Esa ha sido una gran diferencia y ha hecho que seamos mucho más fuertes individualmente y en conjunto.

En los últimos dos torneos, queda la percepción que ha mejorado mucho en su movimiento sin el balón, ¿está de acuerdo?
Sí, pero también hay que tener en cuenta que nos conocemos mucho ya con los jugadores del Barcelona. Hace tiempo que jugamos juntos y prácticamente sabemos dónde va a ir la pelota con dos o tres pases de anticipación.

El sábado juegan un partido fundamental contra el Real Madrid, ¿cómo lo espera?
Va a ser un partido muy lindo. Obviamente es muy importante sacar un buen resultado, y si eso pasa va a ser un golpe anímico para el resto del año; si sucede lo contrario, no vamos a tener tiempo para relajarnos porque viene el viaje a Japón, que es muy importante para nosotros.

En enero próximo se entregará el Balón de Oro de la FIFA, y usted podría ganarlo por tercera vez consecutiva, ¿es una motivación adicional?
Como dije siempre, es muy lindo recibir premios individuales y sobre todo éste que tiene mucha importancia, mucho prestigio, pero lo que más me interesa es que el equipo gane partidos y títulos. Así, muchos jugadores nuestros van a estar en la lista, como ha sucedido en los últimos años.

Pasando a la selección argentina, ha sido un año de altibajos, ¿cuál sería su evaluación?
Ahora estamos más tranquilos. El entorno estaba muy complicado después del empate contra Bolivia así que fue muy importante ganar a Colombia para calmar un poco todo. Ahora tenemos un respiro hasta junio y en esa fecha sólo jugamos un partido ante Ecuador y no dos como en las anteriores. Eso nos servirá para poder prepararlo de la mejor manera posible y seguir adelante con la eliminatoria.

Para terminar, una pregunta más personal, cuéntenos un poco sobre el papel que el fútbol ha jugado en su vida cotidiana fuera de las canchas…
Desde chiquito siempre estuve con una pelota, en todos lados, no sólo en la cancha, sino en todos lados, donde sea, nunca la apartaba de mi lado. Ahora es diferente, trato de desconectar un poco, aunque no es fácil porque se juega cada tres días y son muchos partidos seguidos. Igual yo lo intento, cuando termino el entreno o el partido, trato de enfocarme en disfrutar de mi familia y dejar el fútbol para el día siguiente.


A todos los amigos interesado en las canteras del Barcelona FC, les adjunto la información, donde encontraran los sitios del clúb para descargar la información para sus hijos. Espero les sea útil.

Aprende con el Barça

Son todas las actividades que la FCBEscola organiza en sus instalaciones durante el año con la misma filosofía y sistema de la FCBEscola.


Las clases de la FCBEscola consisten en unas sesiones de tecnificación, cuyo objetivo principal es aprender, mejorar y perfeccionar los principales gestos técnicos del fútbol.

  • FECHAS: Principio y final de temporada (según el calendario)
  • HORARIO: de las 17:00h. a las 18:30h.
  • DIRIGIDO A: Niñios/as nacidos/as entre los años 2005 y 2000.
    Dirigido tanto a alumnos de la FCBEscola, como de la FCBEscola de Tecnificación (Barcelona y sedes), así como a niños/as de otras escuelas y clubs deportivos.
    Exclusivo para jugadores/as (no hay clases de porteros/as).



Jornadas de actividades lúdicas, culturales y deportivas, que se llevan a cabo durante las vacaciones de Navidad.

  • FECHAS: Según calendario
    • Descubrir la metodología de entrenamiento del FC Barcelona.
    • Mejorar los principales aspectos técnicos y tácticos del fútbol.
    • Profundizar en el conocimiento del Barça y sus instalaciones.
    • Convivir con niños y niñas de su edad y disfrutar de las actividades propuestas.
  • ACTIVIDADES: Entrenamientos de fútbol, patinaje sobre hielo, visita al museo, juegos y actividades lúdico-deportivas.

Jornadas de actividades lúdicas, culturales y deportivas, que se llevan a cabo durante las vacaciones de Semana Santa.

    • Descubrir la metodología de entrenamiento del FC Barcelona.
    • Mejorar los principales aspectos técnicos y tácticos del fútbol.
    • Profundizar en el conocimiento del Barça y sus instalaciones.
    • Convivir con niños y niñas de su edad y disfrutar de las actividades propuestas.
  • ACTIVIDADES: entrenamientos de fútbol, patinaje sobre hielo, visita al museo, juegos y actividades lúdico-deportivas.

Jornadas de entrenamientos específicos del portero.

  • FECHAS: Vacaciones de Navidad (según calendario)
    • Descubrir la metodología de entrenamiento del FC Barcelona.
    • Mejorar los principales aspectos técnicos del portero.
    • Profundizar en el conocimiento del Barça y sus instalaciones.
    • Convivir con niños y niñas de su edad y disfrutar de las actividades propuestas.
  • INSTAL·LACIONES: Deportiva Joan Gamper (Sant Joan Despí), Sala-Auditorio París, Museo del FC Barcelona, Pista de hielo y Palco del Palau.

Curso teórico-práctico dirigido a técnicos de fútbol con la intención de formarlos en el estilo Barça. Durante 120 horas, los jóvenes técnicos recibirán las directrices de los profesionales del Fútbol Formativo y de la FCBEscola, con el objetivo de que conozcan y aprendan la metodología Barça.

    • Mostrar el ESTILO BARÇA y su aplicación práctica en entrenamientos y partidos.
    • Formar técnicos de fútbol siguiendo la metodología de entrenamiento del FC Barcelona.
    • Crear una bolsa de técnicos para participar en actividades organizadas por la FCBEscola.
  • MÉTODO BARÇA: El programa de trabajo está basado en la explicación del Método Barça en el marco del entrenamiento deportivo de los jóvenes futbolistas.
  • APLICACIÓN PRÁCTICA: Más allá de una explicación teórica de los principios del fútbol, lo que perseguimos es una demostración de qué manera se trabajan estos principios en el contexto de los entrenamientos del Fútbol Formativo del FC Barcelona. Por tanto, los contenidos del Curso serán eminentemente prácticos.
  • CONTACTO CON LOS MEJORES: Permitirá establecer contacto con los profesionales de las categorías inferiores de la mejor cantera del mundo. Entrenadores y formadores que durante años han sido los maestros de grandes estrellas mundiales del fútbol actual y esperemos que del futuro.

Lionel Messi y CR7 Del silbido al aplauso por 10 razones

Cristiano Ronaldo es…


Se admira tanto a sí mismo que no siente rubor cuando dice que “me silban porque soy guapo, rico y un gran jugador, me tienen envidia”.


En el Barça le cogieron la matrícula por sus desplantes en la semifinal de la Champions 2007-08 contra el Man United. Sigue pecando de lo mismo.


Cuando le hacen una falta, o él cree haberla recibido, posa para la cámara, gesticula, levanta el cuello, protesta al árbitro, se queja del rival…


Lo saben hasta sus compañeros del Madrid, que la pasada temporada le escucharon decir que “si no fuera por mí, estaríais a 20 puntos del Barça”.


Es la característica que mejor le define. Por su calidad, suele sacarle provecho, pero en las grandes citas abusa tanto de ella que perjudica a su equipo.


No sólo sustituyó a Beckham en el Manchester United, también ocupó su lugar luciendo ropa interior de Armani y trabajados abdominales.


Así lo calificó la periodista Sara Carbonero, provocando que su novio, Iker Casillas, tuviera que salir al paso para añadir “en el buen sentido”.


Antes del clásico liguero del Camp Nou de la pasada Liga aseguró que el Barça no le metería ocho como al Almería. Acertó. Sólo fueron cinco.


No soporta que se considere a Messi como el número 1 del mundo por lo que él puntualiza que sólo lo es por la votación del FIFA Balón de Oro.


Lejos del Bernábeu le silban en todos los campos pese a su calidad. Es lo que se ha ganado por los 9 puntos anteriores. Recibe lo que transmite.

En cambio, Leo Messi es…


Se sonroja cuando le preguntan por temas personales y en una entrevista reciente en Fox Sports dejó claro que “el guapo del Barça es Piqué”.


A los rivales sólo los ‘maltrata’ con su fútbol, pero no intenta humillarlos con detalles de cara a la galería, gestos innecesarios o palabras inadecuadas.


Cuando recibe una falta se incorpora lo más rápido posible para poner el balón en movimiento y sorprender. Entiende que son lances del juego.


Nunca ha hablado en primera persona del singular de sus éxitos y siempre ha destacado que todo lo que consigue es gracias a sus compañeros.


Con Pep ha comprendido que jugar en equipo es lo que hace grande a un futbolista: la pasada campaña no sólo marcó 53 goles, dio 25 asistencias.


También ha posado para alguna campaña publicitaria, pero ha avisado a su entorno que la prioridad es el fútbol por encima de los negocios.


Sus compañeros destacan de él que es el primero en ayudar a presionar al rival en campo contrario, una de las claves del éxito del Barça.


Ni críticas a los árbitros, ni comentarios vanidosos, ni provocaciones al rival. Es tan prudente que sus declaraciones aburren.


Le gusta ganar títulos, colectivos e individuales, su vida es el gol, pero no contempla a sus rivales por los trofeos como enemigos personales.


No sólo en el Camp Nou le aplauden. En la mayoría de estadios es despedido con cariño porque su buen fútbol no es arrogante.

“De Wembley a Wembley” Maneras de ganar

Messi, Iniesta y la lluvia de aspersores. (EFE)Messi, Iniesta y la lluvia de aspersores. (EFE)

Cuando Patrick Kluivert fichó por el Barcelona, en 1998, recorrió la sala de trofeos azulgrana y, sorprendido, preguntó por las Copas de Europa del club. Poco estudioso, el ariete holandés no podía creerse que una institución con tanto eco solo diera brillo a un trofeo. Y bien reciente, por cierto, porque el Barça había ganado la primera en 1992. Fue en Wembley, en el año olímpico de Barcelona, y en Londres, donde cursos después Iniesta lograría uno de esos goles que el club rebobinará toda su vida. En aquel Wembley, como anoche, tampoco se alineó el primer capitán. Hace 19 años, Zubizarreta llevó el brazalete en el campo, pero la orejona la recogió Alexanco. Casualmente, el central vasco salió, tras el gol de Koeman, por Guardiola, gestor junto a Zubizarreta de la cuarta. Entonces, Johan Cruyff pidió al portero que cediera el testigo al central. Anoche la capitanía fue de Xavi; el brazalete final, de Puyol, y la Copa, de Abidal, síntoma inequívoco del sentido coral del vestuario, seña de identidad de un modelo único que, de alguna manera, nació en Wembley y en Wembley se hizo incunable.

Así es el Barcelona, que parece empeñado en que su liturgia se reproduzca en lugares comunes. Incluso, jamás ha levantado una de sus cuatro Copas de Europa sin haber hecho bingo la misma temporada en la Liga. Es un equipo de dobletes. Pero no siempre fue así, ni mucho menos, por más que Kluivert, ayer en las gradas londinenses, se quedara mudo en su día.

De Wembley a Wembley, el Barcelona ha tenido un proceso de maduración extraordinario, hasta el punto de que las victorias han dejado de ser efímeras porque, aunque a veces con matices, se impone el modelo. Por eso los ciclos se repiten: el dream team, el que sonreía con Ronaldinho o el que seduce con los bajitos. No hay mejor defensa de un ideario que las victorias, pero no hay mayor victoria que el hecho de que la estabilidad de un club no dependa en exclusiva de una final determinada, sino de una hoja de ruta. Es la grandeza de este Barça, al que, si nadie lo estropea, serán también sus principios los que le permitan vacunarse en las derrotas.

Hay clubes que perduran por encima de los resultados, cuya estructura les permite no vincular su obra a un marcador determinado. Es el caso de este Barcelona fundado por Joan Gamper y refundado por Cruyff en los años noventa. Hasta el cruyffismo, los barcelonistas habían exhibido dos Ligas en 30 años. El recorrido es elocuente: de las 21 Ligas conquistadas por los azulgrana, 11 llegaron desde el dream team hasta la fecha; de las 25 Copas españolas, torneo de consolación en tantas ocasiones, el Barça solo ha ganado cuatro desde que el holandés diera horma al equipo. Hoy, sus retos son mayores en la medida en que ha crecido su autoestima y los éxitos deportivos pesan más que la política: ahora las marchas culés se tiñen mayoritariamente con las camisetas del equipo. Es la principal simbología de una generación de hinchas que se ha acunado con un club ganador, tan universalmente reconocible por sus campeonatos como por su ideario, por su innegociable formato. Son, los aficionados de ahora, hijos y nietos del viejo, y crónico hasta Cruyff, fatalismo culé. Aquellos desconsolados por el infortunio de la final de la Copa de Europa de Berna 1961, ante el Benfica, o por el colosal petardazo de la de Sevilla 1986, frente al Steaua. Por el medio, al Barça no le quedó más remedio que festejar una Recopa en Basilea 1979 como si hubiera llegado a la Luna y no simplemente a la tierra de su fundador.

Hoy, el podio es una costumbre en este Barcelona, pero más aún su apego irrenunciable a una forma de concebir este deporte. Si encima juega como los ángeles, como ayer, también es el modelo el que se revaloriza. Porque es el modelo el que triunfa: el que permite alinear a siete canteranos, tratar a la pelota como a una dama, no metabolizar un gol en contra tras un fuera de juego como una trama entre la CIA y la KGB y conceder la gloria a Abidal en una de las mejores finales que se recordará de un equipo. De un equipo que negocia los partidos; el credo, jamás.

Hay muchas maneras de ganar, pero la de este Barcelona es fascinante. Bien lo sabe Cruyff, que desde anoche ya tiene a su Barça a la altura de su Ajax, con cuatro Copas cada uno. Las ha ganado en el campo, el banquillo y, como ayer, la grada. Pero, por encima de todas ellas, nada tiene más valor que su imperecedera semilla. De Wembley a Wembley, de Cruyff a Cruyff y, cómo no, de Guardiola a Guardiola.

Guardiola, con el trofeo.

Guardiola, con el trofeo.- LAURENCE GRIFFITHS (Getty)